Kayak hinchables

Publicado en4 meses hace

¿Deberías comprar un kayak hinchable?

Cuando uno piensa en kayaks hinchables tiene la imagen de los modelos de bazar chino, o de hipermercado.

La realidad es que hay muchos tipos de kayak hinchable, con muchos precios y características diferentes.

Algunos se aproximan a lo que llamamos kayak rígido, pero creo queda un poquito lejos. Lo que no quita que para mucha gente las prestaciones que dan, sean suficientes.

Por eso con un kayak hinchable no vas a ir ni tan lejos, ni tan rápido, ni tan recto ni con las mismas condiciones que un «kayak rígido».

Puede que el tipo de kayak más popular sea el kayak hinchable. Hay muchos factores para elegir el mejor kayak según tu experiencia y el uso que le vayas a dar.

Al ser tan accesible en precio y no necesitar de espacio, hay bastantes aficionados que pregunta por los kayaks hinchables.

Hoy venimos al blog para que tengas un poco más claro las ventajas e inconvenientes que presenta un kayak hinchable.

La principal diferencia es su facilidad de almacenamiento, ya que mientras que un kayak normal tienes que tener un lugar específico, reservado para guardarlo, con el kayak hinchable, puedes recogerlo y almacenarlo donde quieras.

Otra gran diferencia, es su precio, puesto que estos kayaks son bastantes buenos en cuanto a relación calidad-precio.

¿Cómo funciona un kayak hinchable?

Lo primero de todo es aclarar que un kayak hinchable no tiene porqué ser de mala calidad o venderse en un bazar.

Existen muchos tipos de kayak hinchable, con rangos de precio y características muy diferentes.

Algunos se aproximan a un kayak rígido, pero no terminan de ser lo mismo.

Para muchos usuarios, las prestaciones de un kayak hinchable son más que suficientes.

Está claro que no vas a avanzar tanto al remar, ni vas a ir tan recto, pero podemos pasar de todas formas horas de diversión encima de él.

Por norma general, la estructura del kayak hinchable se basa en dos flotadores, unidos por las puntas, y luego por otro flotador que hace de piso. 

Eso limita muchísimo la forma del casco y, además, modifica su forma en el agua debido a la presión. Todo eso se paga a nivel de hidrodinámica.

Pero vayamos con las cosas buenas y malas de un kayak hinchable en comparación con un kayak rígido.

Tipos de kayak hinchables:

Los tipos de kayaks, que podemos encontrar en el mercado, se catalogan según la actividad que se vaya hacer:

Kayak hinchable para actividades de pesca.

Kayak hinchable de recreo.

Kayak hinchable para utilizar en el mar.

Kayak hinchable de aguas bravas.

Cosas a tener en cuenta

Varios detalles importantes a tener en cuanta cuando elijas un kayak.

Los kayaks hinchables por su construcción tienen un casco plano que queda muy poco sumergido en el agua.

Además, son muy anchos en relación a su longitud por lo que en cada palada el kayak tenderá a desplazarse lateralmente a la vez que avanza.

Para minimizar este efecto y avanzar lo más recto posible, debe disponer de una quilla.

Otra cosa a tener en cuenta es que el volumen es grande en relación a su poco peso, por lo que en caso de vuelco en condiciones de viento el kayak puede alejarse más rápido de lo que somos capaces de nadar.

Por ello es fundamental que disponga de un cabo a lo largo de su perímetro (cable de vida) para poder agarrarlo fácilmente. Que disponga de al menos dos cámaras de aire independientes.

Si no queremos que el proceso de inflado se convierta en una tortura, debemos comprobar que las válvulas sean tipo Boston.

Estas válvulas son de gran diámetro, lo que permite introducir un gran caudal de aire a baja presión en cada bombeo y así evitando dañar el tejido del kayak. Además su diseño evita que se escape el aire.

Utilizar bombas específicas, nunca compresores.

Los modelos más básicos incluyen normalmente los remos, los más avanzados no para que elijas unos a tu gusto.

Puntos a favor de los kayaks hinchables

Lo mejor sin duda es el tema del espacio.

Al poder transportarlo deshinchado lo puedes llevar contigo sin problemas, no estar pendiente de que te lo quiten de la baca o no pagar por guardarlo en un club.

Asimismo, en casa también podrás guardarlo sin complicaciones.

El tema del espacio, también influye en su transporte, ya que te será más fácil llevarlo contigo.

Son abiertos y muy estables. No sentirás agobio de espacio y es muy difícil llegar a volcarse.

Existen kayaks hinchables baratos y esto influye a la hora de comprarlo por primera vez hasta ver si lo utilizas o no.

Son más ligeros y manejables que otros tipos de kayaks.

Existen diversos tamaños y los pueden utilizar entre una y dos personas.

El que un kayak quepa en una mochila es muy importante en gente como yo que siempre queremos navegar allá donde vamos de viaje.

O a los amantes de auto caravana. Y puedes estacionar el coche sin padecer que te lo quiten de la baca.

Lo puedes guardar en un rincón de casa.

Eso te permite que no tengas que pagar por guardarlo o por ser de un club.

Recuerdo que cuando he pagado por guardar mi kayak  en un club, la broma salía por 15-25 euros al mes, que al año.

Para moverte puedes contar con el transporte público, lo que supone la posibilidad de poder prescindir de coche (más ahorro de $$$).

Tienen un precio lowcost, con lo que «si no me gusta el tema no pierdo mucho dinero» y resultan atractivos para la gente principiante que no quiere invertir mucho dinero.

Son más ligeros que un kayak rígido, y una vez plegados más manejables. Hinchados son ligeros pero muy voluminosos para una persona sola.

Muchos modelos valen para ir con uno o dos palistas, tú eliges. Versatilidad al poder

Pero no todo iba a ser bueno…

Puntos en contra:

Probablemente lo peor de todo sea lo mal que navegan. No podrás usarlo para travesías largas, solo para trayectos cortos.

Necesitarás de un mayor esfuerzo para avanzar la misma distancia y será muy difícil navegar rectos. Además, se trata de embarcaciones más vulnerables al viento.

Estos kayaks se doblan y eso perjudica también su navegabilidad.

Un casco plano, poco sumergido, y corto en comparación con su ancho, supone que a cada palada, el kayak tiende a desplazarse hacia el lado contrario.

Como elemento hinchable que es, se pueden pinchar. Eso sí, no es complicado repararlos. El problema viene cuando es una pérdida de aire por el uso.

Pese a que la mayoría están hechos de materiales resistentes y pensados para su uso, hay que ser cuidadoso.

Por ejemplo, si no lo limpias bien y lo utilizas continuamente en agua salada, se puede acabar erosionando alguna parte de la embarcación.

Son abiertos, por lo que se llenan de agua muy fácilmente.

Se puede llegar a pescar a bordo, pero es complicado y no son muy indicados para esta práctica.

La mayoría de kayaks hinchables no tienen línea de vida y esto dificulta el subir desde el agua. Aunque también hay que decir que no vuelcan fácilmente.

Ya lo he adelantado, lo peor, es lo mal que navegan. Por sus formas limitadas, y su mayor volumen.

Esto se traduce en que solo vale para trayectos muy cortos (4-5 km), nos cansaremos mucho más y nos desesperaremos por no ir rectos.

Y lo peligroso es  que seremos muy vulnerables al viento y las olas que harán con nosotros lo que quieran. 

Esto limita el uso del kayak hinchable en aguas muy protegidas y en condiciones perfectas.

Relacionado con lo anterior es que se doblan y eso perjudica el comportamiento.

Hay modelos más evolucionados que lo solucionan con elementos de aluminio, y suelos rígidos (drop stitch).

Un casco plano, poco sumergido, y muy corto comparado con su ancho, supone que a cada palada, el kayak tiende a ir hacia el lado contrario. 

No es fácil que un kayak hinchable navegue bien en línea recta.

El problema viene cuando no es un pinchazo claro y directo, sino una pérdida lenta de aire. Eso es difícil de detectar y arreglar.

Un kayak hinchable debe endulzarse siempre después de usarlo en el mar, y dejarlo secar (muy bien) antes de guardar.

Si no quieres hacerlo en el momento, puedes meterlo en un capazo, y luego en casa hacerlo como dios manda.

Es probable que nos pueda entrar agua dentro del kayak hinchable. Esto limita su uso al verano, pero que sepas que ir sentado con el culo mojado, con la edad, no mola.

Por eso es un buen consejo llevar una esponja para achicar el agua que pueda entrar navegando.

Consejos para elegir kayak hinchable

Una cosa importante a la hora de comprar tu kayak es saber si la bomba viene junto al kayak ya que esto no siempre ocurre y muchas veces no vale cualquier hinchado.

También está bien saber si el kayak tiene válvulas tipo Boston, que son anchas y facilitan el llenado y el vaciado, a la vez incorporan un sistema que evita que el aire se salga.

Otros consejos de uso

En el caso de los kayaks hinchables, no conviene dejarlos mucho rato al sol fuera del agua.

Si es así, mejor sacar algo de aire, por si dilata demasiado su volumen.

Otra recomendación es usar una pala unos 5 cm más larga que en un kayak rígido.

Esto se debe a que, al flotar sin casi hundirse, estamos más lejos del agua para remar.

Con esta información eres tú quien debe sopesar y decidir si quieres un kayak hinchable o uno rígido.

Si todavía no te queda claro, en goSurferos estamos para atenderte.

Razones para practicar kayak

Sin lugar a duda practicar deporte es muy beneficioso para nuestra salud, pero aunque el deporte en sí nos ayuda a tener un bienestar físico y mental en general, cada deporte nos aporta algo distinto.

En el caso de los kayaks, podemos reducir el estrés de nuestro cuerpo, puesto que el navegar por el mar, con el sonido de la naturaleza y las olas, nos ayuda sin duda alguna a desconectar.

Además se trata de un deporte aeróbico, el cual nos ayuda a tener una buena salud cardiovascular.

Además de todo esto, sino te ha convencido esto último que te he dicho te daré más razones por las que debes comprarte un kayak hinchable y divertirte con él, este verano.

Te entretienes de una manera divertida: Practicar kayak, es sinónimo de diversión.

Podrás pasar estupendos momentos junto a familiares y amigos.

Deporte y naturaleza: pocos deportes se pueden practicar al aire libre y mucho menos disfrutando a su vez de la naturaleza.

Para todos los públicos: El kayak no entiende de edades.

Está recomendado para cualquier persona, siempre y cuando se encuentre bien físicamente y no tenga ningún problema físico.

Económico: Como comente anteriormente, a diferencia de los kayaks tradicionales, este tipo de embarcaciones puedes conseguirla más baratas.

Por tanto si este verano, piensas moverte, por vacaciones, a cualquier ciudad donde puedas realizar deportes acuáticos.

No pierdas más el tiempo y disfruta de este deporte acuático tan fascinante.

Dejar un comentario
Deja su comentario
Por favor login para publicar un comentario.

Ajustes

Menú